Un Policía Local sorprende a cinco chicas que realizaban una pintada

Un Policía Local sorprende a cinco chicas que realizaban una pintada

Cinco jóvenes aceptaron ayer borrar las pintadas que acababan de realizar en las paredes de la iglesia de San Jorge y en la plaza del Humor para evitar ser denunciadas y que sus familias se enterasen de lo que acababan de hacer.

Un policía local sorprendió a las menores cuando realizaban un graffiti en la fachada lateral de la iglesia de San Jorge y les pidió la documentación. Cuando el agente notificaba lo ocurrido a la central de llamadas del 092, las chicas le suplicaron que no las denunciara y que se ofrecían a limpiar las paredes a cambio de que la infracción no llegara a tramitarse.

El agente consultó sobre la posibilidad apuntada por las chicas y con el respaldo del párroco de San Jorge, accedió a la oferta. Las jóvenes tuvieron que hacerse con los útiles de limpieza en una tienda cercana y armadas con cepillos, fregonas y cubos de agua se pusieron manos a la obra bajo custodia policial. Primero le tocó el turno a la iglesia de San Jorge y luego, al quiosco de la plaza del Humor. Las limpieza acabó cerca de las dos de la tarde.

Una fórmula ya aplicada La fórmula escogida ayer por las cinco menores ya ha sido ofrecida por el Ayuntamiento como una posibilidad de evitar las multas que pagan los padres con un trabajo en favor de la comunidad. De los jóvenes sancionados por destrozos en bienes municipales o actos vandálicos fueron minoría los que optaron por pagar sus sanciones con limpiezas de fachadas o trabajos similares. La iniciativa tiene como objetivo reeducar a los chicos para que no reincidan y valoren las consecuencias de sus actos.