Rebaja la factura de la luz utilizando pintura térmica

Rebaja la factura de la luz utilizando pintura térmica

El aislamiento térmico de cubiertas con pintura técnica especializada constituye una solución económica y sostenible para mantener una climatización adecuada de naves industriales y de todo tipo de edificios.

La llegada de la nueva factura de la luz, que entró en vigor el pasado mes de junio, supone un antes y un después en la tarificación eléctrica, y es especialmente significativa para los casi once millones de particulares y pymes acogidos al mercado regulado o PVPC -Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor-, con precios establecidos por el Gobierno.

A partir de ahora, todos los usuarios, incluidas las empresas, deberán acogerse a un nuevo sistema de discriminación horaria en el que su recibo eléctrico dependerá más de cuándo se realice el consumo y no tanto de la cantidad de energía utilizada.

La medida, impulsada por el Gobierno y por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), pretende promocionar una economía más verde, avanzar en la descarbonización y promover un modelo de consumo energético más eficiente y responsable, también ha puesto sobre la mesa la urgencia de buscar alternativas de ahorro en la climatización gracias a las energías renovables o al uso de productos específicos como las pinturas térmicas.

La pintura térmica es una solución de gran innovación tecnológica, ampliamente probada y testada,  que permite incrementar el aislamiento en aquellas superficies donde se aplica. Su principal objetivo es proteger todo tipo de edificaciones del sobrecalentamiento solar sin reducir el espacio habitable, siendo recomendada para instalaciones donde la radiación solar incide directamente en la superficie de las cubiertas, fachadas, terrazas, tejados, silos, conductos, depósitos, etc. Nuestra pintura térmica, el aislante Solar-Térmico Quimfor Coating nº 7 WB, cuenta con la garantía de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) y ofrece la mejor relación calidad-precio-resultados del mercado.

¿Te interesa aplicar este recubrimiento en tu cubierta?

El estrés térmico es la carga de calor que los trabajadores reciben y acumulan en su cuerpo debido a la elevada temperatura en su puesto de trabajo. La exposición al riesgo de estrés térmico genera problemas de salud, disminuye su capacidad física, afecta su productividad y aumenta el riesgo de sufrir accidentes. Por eso, muchas empresas reducen o ajustan la jornada laboral en verano, ya que es imposible trabajar a partir del mediodía por el calor acumulado en el interior de sus naves. En el caso de instalaciones ganaderas, las altas temperaturas incluso pueden llegar a provocar la muerte de los animales.

Usar sistemas de climatización como el aire acondicionado o de cortinas de agua no es una solución eficiente ni ecológica. El consumo de electricidad de estos equipos de refrigeración es bastante elevado debido al calor que aportan las cubiertas o las superficies al interior por el sobrecalentamiento, además, hay que añadir que la radiación también recalienta en exceso los conductos exteriores y el aire que circula por ellos, por lo que el equipo tiene que trabajar mucho más para volver a enfriar el aire que circula por ellos. Para mantener la temperatura idónea en el interior es necesario contrarrestar el calor que aportan las cubiertas, terrazas, tejados, fachadas, silos, conductos, depósitos, etc.

Por otra parte, según el IDAE, por cada grado que queremos reducir mediante el uso de aire acondicionado, la  factura de la luz se incrementa, por el exceso de consumo, hasta un 7%.

Si esta situación le sumamos las nuevas tarifas eléctricas y la nueva aplicación de los horarios de discriminación para el consumo eléctrico, nos encontramos que el gasto en climatización en nuestra nave, edificación, etc. puede dispararse.

Ventajas del Aislante Solar-Térmico Quimfor Coating nº 7 WB

  • Sin mantenimiento. El consumo eléctrico de los aires acondicionados es continuo y estos equipos necesitan reparaciones y mantenimiento periódico. En el caso de nuestro recubrimiento aislante solar-térmico, se realiza una única inversión inicial. El coste en mantenimiento es nulo y la garantía de protección del recubrimiento es de 10 años.
  • Ahorro asegurado. Según estudios, el ahorro producido por la aplicación del recubrimiento aislante solar-térmico Quimfor Coating nº 7 WB frente al consumo eléctrico en aire acondicionado, para obtener los mismos resultados, puede llegar a ser de hasta un 60%.
  • Cubiertas en mejores condiciones. Nuestro recubrimiento aislante solar-térmico mejora el mantenimiento de las cubiertas, ya que no estarán sometidas al efecto dilatación-contracción provocado por las elevadas temperaturas. Por otra parte, el aislamiento de nuestro recubrimiento solar-térmico actúa como una “segunda piel” que alargará la vida de las cubiertas, especialmente de las de fibrocemento, muchos años.
  • Respecto al medioambiente. Las cubiertas y las superficies con la pintura aislante solar-térmica “Quimfor Coating nº 7 WB” no emiten calor hacia el exterior, por lo que contribuyen a no incrementar el sobrecalentamiento de la atmósfera: científicos de renombre estiman que una nave de 1.000 m² con la pintura aplicada en su cubierta compensa las emisiones de CO2 de 100 coches en un año y por cada año.

Aislamiento Solar-Térmico Quimfor Coating nº 7 WB, la mejor solución para mantener una buena temperatura al menor coste

El recubrimiento Aislante Solar-Térmico Quimfor Coating nº 7 WB mantiene a temperatura ambiente las superficies tratadas de naves, silos, depósitos, casetas, conductos, containers, etc. En estos espacios, las superficies se sobrecalientan, especialmente durante los meses de verano, y transmiten el calor tanto al interior como al exterior, convirtiéndose en una especie de “radiadores gigantes” que emiten mucho calor.

Si a esto le sumamos que, según algunos estudios, la temperatura media global podría aumentar hasta 1,5 °C entre los años 2030 y 2052 y a nivel local vemos como cada año hace más calor y durante más meses, nos encontramos con la necesidad inmediata de buscar soluciones de climatización para espacios de trabajo donde el uso de aire acondicionado supone una elevadísima inversión económica. Hay una necesidad apremiante de mejorar, el bienestar de los trabajadores, el bienestar animal, el ahorro energético, la reducción de las memas en mercancías perecederas, reducir los gastos de mantenimientos y alargar la vida de ciertos materiales, sin olvidar que cada uno de nosotros hemos de poner nuestro granito de arena en la lucha contra el cambio climático y por la mejora del medioambiente.

Nuestro producto se aplica directamente sobre la cubierta o superficie a tratar con el objetivo de convertirla en un espacio termo-reflexivo. Es decir, la cubierta de nuestra nave o superficie tratada refleja hacia el exterior la mayor parte de la radiación solar que recibe, consiguiendo que las superficies tratadas se mantengan a temperatura ambiente.

Esto se consigue porque el Aislante Solar-Térmico Quimfor Coating nº 7 WB imprime a la cubierta una mayor reflectancia solar (capacidad para reflejar la radiación solar) y una alta emisividad térmica (capacidad de liberarse del calor absorbido). Según los tests realizados por centros homologados especializados, el índice de Reflectancia Solar de nuestro recubrimiento es del 94,57% y el coeficiente de emisividad térmica es del  97%, muy por encima del <55% indicado por el Cool Roof rating Council de EE. UU.