Leer más… ¿Por Qué Rayais Cristales? ¿Donde esta el Estilo? Artículo de un Graffitero contra los que pintan graffitis en los Cristales.

Leer más… ¿Por Qué Rayais Cristales? ¿Donde esta el Estilo? Artículo de un Graffitero contra los que pintan graffitis en los Cristales.

Hace tiempo que vengo observando una nueva forma de “dejarse ver” que me parece que está fuera de lugar, son los cristales rayados, el scratchtaggin’ o como lo llaméis. Pero antes de hablar de éste tema, vamos a ponernos en situación:

Llevo muchos años pintando y por lo tanto no me considero un receptor “normal” del “ruido visual” que, afortunadamente llena nuestras ciudades desde los años 80, y no sé si mi opinión os puede interesar, pero por lo menos sé que hablo con conocimiento de causa.

En todos éstos años he aprendido más o menos dónde se debe y no se debe pintar y cómo dejarse ver siguiendo unas reglas no escritas si no queremos que la gente “normal”, los de ahí fuera, los que no pertenecen a nuestra movida acaben odiándonos. Si, ya sé que pintamos sólo para los otros escritores, pero… ¿A quién no se le ha acercado una chica (o chico, según los casos) simplemente porque conocían nuestra firma de verla por el barrio? En ese momento te conviertes en “el guay” del instituto, eres un tio diferente, un artista, ¿no? Y eso alimenta nuestro ego, que, sobre todo en la etapa de la adolescencia, (que me imagino que sois la mayoría) supone estar más seguro de ti mismo, tener más autoestima y todo eso…

Pero bueno, a lo que íbamos: Soy consciente de que uno no puede llegar a ser un buen grafitero si antes no se ha firmado todas las papeleras de su barrio. Ojo, todos lo hemos hecho, yo el primero, es una etapa que es necesaria para llegar a coger soltura, tanto con el rotula como con el bote, coger “ESTILO”, de eso se trata, y ahí es donde quería yo llegar: ¿Dónde está el estilo ahora? No voy a entrar en si las letras y firmas que se hacen ahora son menos elaboradas o mas simples que las que se hacían hace 10 años; es cuestión de gustos, el graffiti evoluciona, y seguramente a los nuevos escritores les parezca que lo que se hacía antes no tenía tanto estilo como lo que se hace ahora, pero creo que lo que sí que es evidente es que ahora se busca más el “que todo el mundo lo vea” que el “que quede bonito”, aunque firmadores compulsivos siempre ha habido (entre los que me incluyo), y os aseguro que no es necesario ser un artista del aerosol para llegar a ser un escritor reconocido. También he observado que ya no se respeta tanto la propiedad privada y eso creo que deberíais tenerlo en cuenta. No vengo a daros lecciones, pero sí me gustaría decir que siempre es preferible pintar en la fachada del Pryca o en la parada del bus en lugar de en la panadería de la esquina o en el chale de alguien. Tampoco creo que sea una buena opción tomarse esto como una guerra de “yo contra el mundo” y “fuck the police” y cosas así… Compton y el Bronx nos quedan muy lejos.

Por supuesto, que hay opiniones para todo, pero ésta es la mía y seguramente opino así por la edad, porque yo también era de los que pintaba todo lo que se me ponía por delante; quizás debido a mi inexperiencia, que me imagino que es lo que os pasa a todos los que estáis empezando.

Por lo tanto, creo que lo ideal es un equilibrio entre el dejarse ver y hacerlo bonito; un vandalismo controlado para no caer en el (desde mi punto de vista) anti-graffiti: el rayar cristales; ¿Qué es eso? Es feo, ni se ven vuestros nombres con claridad, ni se puede hacer estilo con las letras, da aspecto de suciedad, (creo que uno de los parámetros de todo tag o graffiti es que quede limpio), además, históricamente lo que nos ha diferenciado a los escritores de los que hacen pintadas (políticas, reivindicativas o de cualquier tipo) es precisamente el ESTILO de nuestras letras, y estaréis de acuerdo conmigo en que rayando un cristal es imposible sacarle estilo a una letra, y que vuestra firma se convierte en una pintada más de las que ensucian la ciudad. No dais color al mobiliario urbano y además creo que transgredís una de las tradiciones más importantes y que ha hecho que hasta ahora el graffiti no haya sido atacado por las instituciones de manera excesivamente radical: y es que no dais opción al “grafiteado” de volver a su estado anterior, es decir, cualquier firma o graffiti se puede limpiar o pintar encima, y eso supone una válvula de escape para el que lo sufre y es algo en lo que podemos escudarnos para defender nuestro “arte” o nuestras ansias de dejarnos ver, pero cuando rayáis un cristal, lo inutilizáis, lo dejáis inservible, no dais opción al “enemigo” de recuperarse, y eso supone una lucha desigual en la que nosotros somos los malos de la película, y al final ya no seremos los “artistas” o los “guais del instituto”, sino los “guarros que pintan”.

Quizá al leer esto penséis que menuda gilipollez, que vaya tonterías que dice el abuelo éste, y seguramente yo mismo pensaría lo mismo si leo un artículo así hace 10 ó 15 años, pero me siento en la obligación de decir esto. Amo el hip hop, ya he vivido dos muertes y dos resurrecciones del movimiento y no me gustaría que uno de los elementos más importantes de nuestra movida acabara degenerando. Pienso que el graffiti debemos mantenerlo a un nivel entre todos, que se nos siga admirando por nuestro “arte” y que no nos desprecien por dejarnos ver de una manera tan cutre.

PD1: Cuando hablo de que se ha perdido el estilo o de la guarrería de rayar cristales, no me refiero a todos los nuevos escritores, no generalizo; sólo quiero que se den por aludidos los que lo hacen. No se si esto servirá de algo para alguien que esté empezando, aunque sé que si no os parece feo hacer una firma rayando un cristal lo seguiréis haciendo, pero si a alguien le hace pensar ya me doy con un canto en los dientes.

PD2: Nadie tiene la verdad absoluta, esto es una simple opinión.